Estadistica

viernes, 4 de octubre de 2013

Sopa minestrone con pesto o para opiniones se hicieron los colores

Hay varias  cosas que, dicen, se deben   hacer en la vida para realizarse como persona. Entre ellas
-Tener un hijo
-Plantar un árbol
-Escribir un libro
-Montar en globo

Lo de los hijos y el árbol lo tengo clarísimo que cumplí ya sobradamente, si cuela cambiar el libro por el blog pues también me doy por satisfecha.. hace dos años me quedaba lo del globo.

Y esta es la historia de mi aventura..
Pero antes, ponemos música. Aire soy.



Y antes de seguir os doy mi opinión. No hay ninguna doctrina ni directriz que valore la realización de cada persona.. faltaria más!! Todos somos distintos y nuestra realización personal no cumple directrices, cumple deseos.

Cuando hice esta sopa minestrone por primera vez, me encontré con  tantas opciones distintas que me desconcertaron, hoy traigo una de ellas.
Dicen que hay tantas recetas de minestrone como cocineros italianos!!
No puedo dejar de mencionar la receta que mi querido Carlos Dube (mi maestro) da como original para esta sopa, es más elaborada, la teneis  AQUI  la he hecho y es deliciosa, esta que presento yo es más rápida, mas de andar por casa y montarte una sopita en poquito tiempo.

 Os adelanto la foto y luego seguimos con el "viajecito".


Pero había quedado en contaros la aventura de montar en globo.
Nos vamos a desplazar a Turquía y, en concreto, con una región espectacular para hacer el bautismo en este medio de transporte, La Capadocia.
No se podía elegir mejor escenario para el objetivo.


Fue al amanecer, decenas de globos se elevaban a la vez, el sol asomaba y mi corazón se iba a salir de mi cuerpo.

El sonido, el ambiente todo se mezcló para  intentar esbozar una sonrisa que disimulara el miedo que se apoderaba de mi.


El día precioso, la temperatura la ideal, el viento el necesario, el paisaje idílico, la compañía maravillosa, todo se aliaba para hacer que aquel momento de mi vida,  pasara para siempre, a ser uno de los mejores de mi vida.

Mi resumen decepcionante, aun reconociendo una experiencia única, no le encuentro el sentido a darle un valor añadido a una atracción turística que, salvo las maravillosas fotografias que hicimos no supuso para mi más que, una anecdota  para contar.

Desde tierra y por mucho menos dinero (nos costó 250€ por persona 45 minutos de vuelo) se puede  disfrutar igualmente de la singularidad del entorno.



Como tantas veces repito, los sentimientos son los que proporcionan el sentido a la vida, la felicidad no se siente por estar "más alto" sino por encontrar el momento en que comprendes que tu objetivo, tu deseo,  está satisfecho y no hay nada ni nadie que puede superarlo, porque haces justo "lo que más quieres en ese momento".

Desde el principio tuve el resquemor de montar pero no queria decepcionar a Luis y a otra pareja de amigos que viajaban con nosotros.
Yo pasé miedo,  mi recuerdo, es que sólo miraba al piloto y pensaba:
-"Como a este tio le de un mareo o le pase algo, que hacemos 18 personas aqui en to lo alto.."

 Una vez puesto en la balanza, no puede ser nunca comparable al placer de escribir el blog, de ver crecer a mis plantas y, por supuesto, a tener un hijo.
 Sencillamente  el ronroneo de mi gata en mi regazo, me proporciona un estado de bienestar tan satisfactorio que me cuesta describir con palabras y paso a incluirlo en mi "particular" lista de #CosasQueNoHayQuePerderse en la vida.

Y eso es lo que quería contaros, no hace falta subir a la luna, ni montar en globo, ni viajar al fin del mundo para sentiros felices.

Sencillamente es encontrar el placer de lo que tenemos al alcance de la mano.

Y, desde luego uno de los mejores y más fáciles placeres es la comida, y en el caso de mi Luis y mío, una sopa puede significarnos un placer que nos proporcione un rato feliz y entrañable en nuestra casa.
Espero que en la vuestra también, por eso os presento esta sopita, acogedora y reconfortante que puede suponer una cena ideal para cualquier noche de este otoño que empieza y en la que apetece su cara más hogareña.

Nos ponemos al lío y vemos como hacerla...


Ingredientes para 4 personas:

-1 frasco pequeño de judias blancas cocidas (200gr)
-2, 5 l. de caldo de verduras ( sino tenemos echo pondremos una pastilla de caldo)
-1 cebolla grande muy picadita (en brunoise)
-1 puerro muy picadito
-1 tallo de apio muy picadito
-2 zanahorias (toda la verdura muy picadita)
-2 tomates pelados y cortados (yo puse de lata)
-1 calabacín picado, lavado y con piel
-1 patata
-85 gr. de pasta (al gusto)
-Sal y pimienta.

 Nota.-Podemos echar toda clase de verduras que tengamos por casa, la considero una receta de aprovechamiento.

Pesto: 2 cucharadas de piñones, 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 2 dientes de ajo, 2 manojillos de albahaca, 85 gr. de queso parmesano.



Elaboración:

1.-En una cazuela u olla express ponemos cuatro cucharadas de aceite y ponemos las verduras muy picadas en el orden que aparecen en las fotos, sazonamos con sal y dejamos unos minutos, con cinco bastará. A fuego medio.



2.-Cubrimos con el caldo de verduras y dejamos cocer durante media hora en cocción normal o 10 minutos en olla express.

3.-Mientras lavamos las judias blancas cocidas  para quitarles el líquido del frasco, las añadimos a la sopa cuando haya transcurrido el tiempo de cocción de la verdura y también echamos la pasta, dejamos cocer el tiempo indicado  del fabricante para la pasta.

4.-Hacemos el pesto, poniendo todos los ingredientes en la batidora o picadora. Le añadimos una cucharada al caldo y apagamos.



Para servir la sopa llevar el resto del pesto aparte y que cada uno se sirva la cantidad que le guste según sean sus preferencias más o menos fuerte.



Si os sobra pesto, podeis aligerarlo con un poco de vino blanco seco y tomarlo otro día con una pasta recien cocida.



Se me olvidaba deciros que una de las cosas que más satisfacción me producen en la vida es tomarme una reconfortante sopa.!!